La creación de una gran marca

A Federico padre se le incorporaron a trabajar en su taller su hijo Pedro. Adquirieron algunas máquinas para mejorar la fabricación y aumentar la producción del típico "boto campero" de Valverde, que se estaba vendiendo bastante bien en grandes ciudades como Sevilla y Madrid.

Comentarios

Deja tu comentario