Consejos para que tus pies no sufran el camino del Rocío

El camino es uno de los momentos más mágicos de todo rociero, hacer el camino es una expresión que expresa la forma de vivir ese acercamiento a la Blanca Paloma a la Reina de las Marismas, a la Virgen del Rocío. Son varios los caminos que acercan a las Hermandades a la aldea, encontramos el camino de Sanlucar, que tras cruzar el río Guadalquivir se adentra en el espacio protegido de Doñana, está el Camino de Moguer donde miles de onubenses (la Hermandad más numerosa) cada año lo recorren desde el Jueves. El Camino de los Llanos es el que viene desde Almonte y es el más antiguo de todos, ya que por él llegará la Hermandad Matriz. Y el Camino Sevillano donde destaca el cruce del río Quema. Como novedad este año se ha reabierto el Camino de los Tarajales que viene desde Almonte y por allí pasarán unas 12 hermandades filiales.

 

El camino lo recorren, carros, tractores, caballos y rocieros andando. Su dureza es tal que desde Dakota Boots queremos recordad una serie de consejos que el Colegio Profesional de Podólogos de Andalucía publicó hace unos años y que valen la pena recordar.

 

  1.      Si padece alguna lesión o patología en los pies, consulte antes de iniciar el camino con su podólogo.
  2.      No estrene calzado el día de la salida. Es recomendable ir adaptando el calzado a nuestros pies con un entrenamiento previo que nos ayude a afrontar el camino sin problemas.
  3.      Es recomendable que su calzado proteja y sujete al pie, es decir, que sea acordonado, con una suela que amortigüe y a ser posible, elaborado con pieles nobles.
  4.      Observe sus pies regularmente con el fin de detectar posibles alteraciones (dolor, heridas, ampollas, rozaduras, etc.).
  5.      Al llegar a la “pará”, lave sus pies para eliminar la suciedad acumulada, acompáñelo con un buen secado (especialmente entre los dedos).
  6.      Debe tener un especial cuidado a la hora de elegir los calcetines. Utilice aquellos que sean de fibras naturales (algodón, lino, etc.) para favorecer la transpiración y evitar infecciones.
  7.      Aquellas personas que tengan alteraciones vasculares, neurológicas o metabólicas (diabéticas), deben extremar el cuidado.
  8.      Para aliviar los pies hinchados, dese baños de agua fría y coloque los pies en alto. Masajee su pie desde los dedos hacia el talón aplicando una crema hidratante.
  9.      En caso de que salga una ampolla, no la abra. Aplique un antiséptico (Clorhexidina o Povidona yodada) y coloque un apósito. Proteja aquellas zonas de riesgo donde pudiera producirse esta lesión.

Consulte al podólogo de su hermandad para cualquier duda o actuación. Si no es posible, acuda a los servicios sanitarios ubicados en todo el camino y la aldea.

Comentarios

Deja tu comentario